Convocatorias para Emprendedores

 Revivir el campo mexicano: Jacobo Mitrani – Ganavena

 

A Jacobo nunca le gustó el trabajo de oficina. Estar encerrado lo agobiaba y lo desmotivaba. Por ello, decidió ser emprendedor social y fundar Ganavena: una empresa 100% mexicana que emplea en su proceso de fabricación tecnología desarrollada en México para brindar a los productores ganaderos una solución eficiente a la alimentación animal, con alta calidad nutricional y a un bajo costo.

“En Ganavena utilizamos la avena como la semilla base para ‘cabinas’ hidropónicas que producen jugo verde y alimento para animales”, explica Jacobo. Las cabinas son módulos compactos que permiten la producción de forraje en un espacio pequeño y de manera automatizada. Permiten que cada kilo de semilla se multiplique por 12 para producir una masa forrajera de alto contenido nutricional: cada cuadrado de superficie utilizada puede producir hasta 20 kilos de forraje, todos los días.

Pero, ¿qué hay de innovador en un sistema hidropónico que cultiva alimentos para ganadería? Ganavena rompe un círculo vicioso que culmina con una mayor desigualdad socioeconómica, desnutrición y pobreza: Si un ganadero no puede darle de comer a sus animales por falta de ingresos, estos aportarán menos carne y por ende menos ingresos al ganadero, quien tendrá que luchar por alimentar tanto a su familia como a su producto con lo poco que tiene.

 

Con Ganavena, Jacobo ofrece una solución que aporta alimento nutritivo y barato para animales, lo que mejora las oportunidades de los productores al tener más y mejor producto para vender a un mejor precio.

 

“No podemos olvidar el campo, es de donde comemos todos. Tenemos la clara convicción de que queremos ayudar a la gente y que todos nuestros proyectos deben ser sustentables. Nuestros materiales reciclados ahorran 97% del agua que se consumiría si sembraras en campo”, dice Jacobo.

 

Tras años de trabajo, Ganavena ha conquistado el estado de Querétaro con una tecnología que ha sido enfocada de manera diferente para apoyar a las personas que más lo necesitan. Hoy, Jacobo ya vio a gente que en tres meses logró producir el doble de ingresos gracias a su proyecto. “No hay nada como que un ganadero te invite a cenar a su casa, con su familia, para agradecerte y enseñarte que su producción ha aumentado”, dice Jacobo.

 

“Mi mayor reto es llegar a la gente. Hay que ser un poco necio. Si tienes un proyecto y estás convencido de que ayudará a la gente, hay que llevarlo a sus últimas consecuencias. Si es un producto bueno, la gente lo verá. Queremos crear un círculo virtuoso. Al final, cuando ves que aquello en lo que te rompiste la cabeza al diseñar le cambió la vida a alguien, todo el esfuerzo vale la pena. Apoyemos a los de abajo, ayudándonos de los de arriba”, concluye.

Podcast --> https://www.youtube.com/watch?v=ay8tzofK8Kg 

 

La magia detrás de la paciencia: Mario Humberto Nájera - Fundador de Laboratorio Social MX

 

“La mejor parte de mi día es llegar a la oficina, sentarme y dejar de pensar en mí”, dice Mario. “Hay muchos que van a la iglesia o meditan para encontrar esta relajación, a mí me lo da mi trabajo.”

 

Mario es fotógrafo, boxeador, cantante, mago y encima, emprendedor social. Desde que era joven comenzó a trabajar en comunidades marginadas donde se topó con un sinfín de héroes anónimos que pasaban desapercibidos y olvidados. Su versatilidad lo llevó a diseñar programas de intervención comunitaria con poblaciones vulnerables. “En Laboratorio Social MX llegamos con metodologías y fortalecemos el trabajo que ya hacen las personas de las comunidades para que tengan mejores resultados que detonen cambios sociales verdaderos” expresa Mario.

 

Laboratorio Social MX ha trabajado en comunidades como Tepito e Iztapalapa, consideradas como las más peligrosas de la ciudad. El equipo de Mario cree fervientemente que la gente que vive en estos lugares tiene buenas ideas que solo necesitan ser escuchadas para crear grandes cambios.

 

La clave del éxito detrás de Laboratorio Social MX es escuchar a la gente. Mario no llega como un experto a implementar planes de acción. Él y su equipo dejan que la comunidad les diga lo que necesitan. Preguntan y escuchan. “Hay 3 elementos muy importantes para el éxito: el trabajo en equipo, la operación y la sostenibilidad económica”, dice Mario.

 

Pero adquirir las tres nunca es fácil. “Nosotros no teníamos contactos, no teníamos nada. Éramos un grupo de amigos que se juntó para trabajar en un proyecto en el que todos creíamos. Y eso es lo que nos permitió salir adelante”, explica Mario. Para Laboratorio MX, lo primero fue la paciencia. “El cambio social se compone de una combinación de éxitos y fracasos. Cuando mantienes la convicción de hacer lo que haces, el equipo se integra a través de la confianza y la lealtad. La sostenibilidad financiera solo radica en depender cada vez menos de donaciones y crear tus propios fondos, para lo que se necesita frescura y siempre hacer cosas diferentes”, comenta.

 

El reto para cualquier emprendedor social es sobrevivir como organización. La sostenibilidad económica y la operación cotidiana traen consigo numerosos obstáculos que muchas veces parecen imposibles de superar. Laboratorio Social MX lleva ya siete años en operación. “Cuando comencé me daba mucho miedo fallar y cuidaba mucho mis pasos. Cuando algo no funcionaba me frustraba y desmotivaba mucho a mi equipo”, dice Mario. “Si pudiera regresar el tiempo, cambiaría eso. El fracaso es parte de. Me relajaría y tomaría las cosas menos en serio.”

 

Hoy, Laboratorio Social MX cambia la vida de cientos de personas. Su trabajo convierte a los jóvenes en transformadores de su realidad y demuestra que pueden dar soluciones a problemas importantes de violencia e inseguridad en sus comunidades, los invita a participar en la construcción de políticas públicas.

 

Mario disfruta ver cómo los beneficiarios incorporan en su vida las metodologías que ellos ayudaron a implementar. Cambiar la realidad es posible. Solo necesita un poco de paciencia.

 

Podcast --> https://www.youtube.com/watch?v=RDJb_TxvNzA